3 aplicaciones de la dopamina para cerrar ventas online

El cliente potencial ha mostrado interés por un producto o servicio, interactúa con nuestro contenido y además se siente identificado con los valores y la misión de nuestra marca.

A pesar de esto, el momento de realizar la compra no llega.

En ese momento nos podemos desesperar buscando ese factor mágico y misterioso que separa al potencial cliente de nuestra ansiada venta.

Sin embargo; ese factor no tiene nada que ver con lo esotérico, sino que se trata de un pequeño neurotransmisor presente en nuestro cerebro denominado DOPAMINA.

La comunicación entre neuronas se denomina neurotransmisión. Durante este proceso, las neuronas liberan moléculas llamadas neurotransmisores.

Estos neurotransmisores llevan un "mensaje" con ellos y viajan a otras neuronas. El contenido de este mensaje depende del tipo de neurotransmisor e influye en nuestro cuerpo, pensamientos o percepción de cierta manera.

En concreto el neurotransmisor DOPAMINA se encarga de mandar los mensajes relacionados con la motivación e induce la repetición de conductas que nos dan placer.

Si miramos atrás a los tiempos de nuestros ancestros, el ser humano al sentir hambre y ver un potencial alimento liberaba una buena dosis de este neurotransmisor, lo cual le otorgaba la motivación necesaria para levantarse, coger su lanza e intentar cazar a ese apetitoso mamut.

La dopamina en esta situación también es la responsable de guardar en la memoria el placer conseguido al lograr la caza, lo cual incentivará a repetir la acción la próxima vez que nuestro amigo paleolítico vuelva a sentir hambre.

Dejemos ya a un lado el paleolítico. ¿Cómo podemos provocar que los clientes pasen a la acción y compren nuestro producto en el siglo XXI?

Aplicar las siguientes 3 técnicas en nuestro negocio puede resultar muy útil a la hora de generar el denominado subidón de dopamina.

1. Crear un concurso en el cual todos los compradores de nuestro producto aspiren a ganar un premio especial.

Un empresa que ejecuta esta técnica maravillosamente es Nescafé, brindando la posibilidad de encontrar un sueldo vitalicio cada vez que un cliente abre uno de sus botes.

2. Ofertas con unidades limitadas, por un tiempo determinado o exclusivas para ciertos clientes.

El miedo a perderse una oportunidad es uno de los detonantes más poderosos del subidón de dopamina.

Sin embargo, un uso excesivo de estas estrategias pueden llevar al cliente a dejar de percibir la compra como una oportunidad real y por lo tanto desencadenar en una posible pérdida de confianza en la empresa.

3. Adoptar los principios de la gamificación, lo cual consiste en aplicar los sistemas de recompensa utilizados en los juegos a nuestra empresa.

Una de las formas más sencillas y eficaces de aplicar esta estrategia es mediante el empleo de un sistema de puntos, con el cual el cliente vaya ganando descuentos o recompensas al realizar acciones previamente establecidas por la empresa.

22 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Uno de los principales problemas que pueden enfrentar nuestros clientes de cara a adquirir nuestros productos o servicios es no estar seguros de estar tomando la decisión correcta. Los cuestionarios s

Si queremos que nuestros clientes usen nuestros productos y servicios para solucionar sus problemas debemos tomar el rol de guía. En las historias, el héroe no resuelve sus problemas por si mismo. Lo